XIV la Fragata Fantasma

Relato corto de Alejandro Montero
Dedicado a Mayte

Baja la Princesa del puesto de vigía en lo alto del palo mayor, camina lentamente por la cubierta de la Fantasma hacia la Victoria con la cara alta y la mirada fija en el Almirante, dos mil pares de ojos la observan sin que ella mueva una pestaña; en su rostro el más mínimo atisbo de expresión alguna, guarda para sus adentros sentimientos tan contradictorios, no quiere que nada enturbie su mente.
Detenida frente al Almirante, heredero del Imperio, le mira fijamente sin decir palabra.

-Vamos princesa, volvamos al lugar que nos corresponde, este sitio no es para nosotros, te gustará ciudad Capital… disfrutarás de recepciones en el palacio, de bailes y teatros; tendrás sirvientes y todo lo que quieras, no te faltará de nada. Pronto olvidarás a ese desharrapado, al fin y al cabo no somos tan diferentes.
Extiende la mano el Almirante esperando la de ella.

-No, no sois iguales. Tú hueles a sangre, rezumas soberbia y odio; él es de otra manera.

La princesa extiende su brazo, en su mano una pistola de plata con incrustaciones de piedras preciosas y nácar; apunta a la frente, dispara.
El Almirante cae desplomado ante la mirada atenta de todos los presentes.

-Solo puede quedar uno
Acaricia con la otra mano su vientre.
Grita a los cuatro vientos
-¡Reclamo para mí la Victoria!

Aprietan filas los infantes imperiales, apuntan un centenar de fusiles a la princesa, a su lado la Comandante altanera y firme, a nada le teme. Apostados en los palos los piratas claman vítores al valor de su princesa, azuzados por el giro de los acontecimientos, preparados para el abordaje, darían su vida por ella en ese instante.

-Eso es inaceptable, ni es lo acordado en el duelo
Advierte el Capitán de navío, nuevo oficial imperial al mando, mientras sale de la formación, escoltado por un puñado de oficiales sables en mano.

Apuntan sus mosquetes los piratas aguardando la inminente señal de su Comandante, se masca la tragedia, el enfrentamiento es inminente e inevitable, breves instante que precede a la tormenta, un tiro escapao y todo salta por los aires.

-Inaceptable… inaceptable, es mucho decir, pero permítame caballero dialoguemos como personas civilizadas para llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes, sin necesidad de más derramamientos de sangre.
Saluda entre pomposos ademanes el Capitán pirata a su homónimo imperial, cogiéndole con suavidad por el brazo y llevándolo hacia estribor, mientras una decena de bayonetas le enfilan por todas partes.
-¡Vamos!, vamos caballeros, relajemos los ánimos, que todo tiene arreglo en esta vida menos la muerte y de ella estamos todos solo a dos palmos.
Asoman los capitanes por la borda, un bote cargado de barriles de pólvora.
-En nombre de mi comandante, le hago la siguiente propuesta: rinda la nave y la flota, entreguen las armas y serán escoltados, sin sufrir daño alguno, hasta dos de sus fragatas para que puedan regresar a puerto Príncipe, la Victoria ya tiene nueva ama; y si no la undo con todo lo que tiene dentro.
Apunta con su pistola el capitán a los barriles.

-Sigue sin ser aceptable caballero, nosotros perdemos
Se revuelve el Capitán imperial.

Mira el pirata hacia los cuerpos de los hermanastros muertos.
-¿Está seguro de ello…?

Duda el imperial
-De acuerdo, dos, pero nosotros elegimos.

Busca el pirata, la Comandante asiente. Entregan las armas los infantes, izan la bandera blanca en lo alto del palo mayor de la Victoria, rendida está la flota. Llevan a los imperiales en la Barracuda, con ellos el cuerpo de su Almirante.

Buscan algunos piratas los restos del Guardiamarina…
-¡No lo toquéis!
Advierte la Princesa, recoge el cuerpo sin vida del muchacho, acaricia su rostro
-Yo guardaré dentro de mí tus tesoros para que no se pierdan. ¡No! nosotras no nos esconderemos ni dejaré que me atrapen y me quemen por bruja, ni ocultaré tus marcas, nosotras lucharemos, hasta liberar todo un imperio.

Recorta su vestido púrpura, envuelve a su amado, sus manos cubiertas con su sangre.

El Capitán lo recoge, le ata una cadena a los pies…
-Hasta la vista loro parlanchín, fue un placer conocerte, me enseñaste en este viaje que recorrimos juntos que los sueños algunas veces se cumplen, aunque no tenías que haber llegado hasta este extremo, quizás pudo haber otra manera… solo tú sabes.
… Lo arroja por la borda.

Allá, mar adentro, a varias leguas de puerto Esmeralda, pasado el peñón del Cuervo, en las profundidades del océano descansa el cuerpo del Guardiamarina.

Marcha la Princesa hacia la proa del barco sobre el nombre de la Victoria escribe con sus manos ensangrentadas un nuevo nombre para su fragata, grita a sus piratas…
-desde hoy te llamarás Libertad, yo seré tu capitana y nadie nos detendrá hasta que demos caza al mismísimo Emperador, ya siento en el interior de mí el ardor de su sangre. ¿Quién viene conmigo?
…Nadie se inmuta, la miran recelosos.

La Comandante al timón de la nave advierte a la Capitana
-El Imperio es muy grande, tendremos que preparar un plan, seguir una estrategia, al menos saber por dónde empezar, no crees que sería mejor que volviéramos a puerto para reparar la nave y celebrar la victoria…

-¡Bueno vale! Comandante a toda vela rumbo a puerto Esmeralda.

-¡Sí mi Capitana!.

Cantan y bailan en las tabernas y en las calles; narran a los que quedaron en tierra hasta el más mínimo detalle de todo lo que aconteció en aquel enfrentamiento, representan con palos tan singular duelo entre hermanos, sin olvidar ni una palabra.

Y en el camarote de la capitana de la Libertad, la Comandante, el Capitán y la Princesa a la luz de unos candiles, revisan mapas y cartas, analizan objetivos, elaboran un plan, trazan una estrategia para liberar un imperio.

images
5E8

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s