adiós

y qué nos pasó…
que no tengo necesidad
de escuchar tu voz
de verte
de escribirte
de sentirte
de besar tus labios
que sellé todos los pasados
que no compartimos presente
que nos negamos un futuro
será qué dejamos de ayudarnos
a seguir creciendo
a seguir avanzando

y qué nos pasó
que ya no te busco
que ya no te encuentro
que ya no estás en mis sueños
que te alejaste de mi lado
será qué este mundo
se acaba sin nosotros
y nos separa para siempre
que ese hubo de ser nuestro
destino irremediable
reencontrarnos
para perdernos
definitivamente

será simplemente
que dejamos de amarnos

adiós…

Anuncios

III Mk el joven emperador: Japón

Relato corto de Alejandro Montero
a mi amiga Encarni x todos los cafelillos k me invita en el Santi

-señor, estamos recibiendo comunicación de la torre de control del aeropuerto de Haneda, dicen que por nuestra propia seguridad cambiemos el rumbo y nos dirijamos hacia la base militar de Yokota. afirman estar desbordados por miles de personas que se han dado cita para recibirle y temen pueda haber altercados y desorden público
avisa el comandante del pequeño jet que se acerca a gran velocidad a la capital nipona

-Agradezca a la torre su preocupación y a la escolta que han enviado para recibirnos pero continuamos con la dirección establecida
confirma el joven pasajero sin mostrar la más mínima preocupación a la par que un par de cazas militares ocupan posición a ambos lados de la aeronave privada

-señor insisten que…

-digales que es mi última decisión

durante unos minutos campea un tenso silencio, los cazas abandonan la acompaña

-señor estamos recibiendo confirmación para aterrizar, abróchense comenzamos el descenso
resopla el comandante de la nave. varios vehículos militares le siguen nada más tocar tierra. detenido el jet apagan los motores, desde el exterior acoplan una escalera mecánica antes de abrir la puerta

-señor, la tripulación y yo mismo esperamos que haya disfrutado de su viaje, ha sido un honor para nosotros, permaneceremos aquí estacionados algunos días por si pudiera necesitarnos
saluda el comandante junto a él la tripulación

-muchas gracias amigo el honor ha sido mío
abren la puerta desde el interior, un pequeño pelotón armado rodea la aeronave un mando espera abajo junto a un coche negro con cristales tintados

-oficial, ordene a sus hombres formar de inmediato
grita en japones el joven recién llegado desde lo alto

el mando duda desconcertado, busca con la mirada hacia la ventana trasera del vehículo oficial, un hombre de semblante serio y traje oscuro baja del coche, hace una señal al oficial, éste da una orden y el pelotón se reagrupa en formación de revista.
el joven baja del avión, tras de él su nueva asistente que, apenas puede dar crédito a cuanto está pasando, le tiemblan las piernas. el joven pasa frente a los soldados con aire marcial mirando de frente a su anfitrión

-Gaijin sama sea bienvenido a nuestro país, soy un representante del ministerio de exteriores por favor si es tan amable de acompañarme…
señala al interior del vehículo

el joven recién llegado sonríe con confianza, entra en el coche, tras él su inseparable acompañante.
circula a gran velocidad por las calles de tokio, escoltado por vehículos de policía haciendo sonar sus alarmas.
la gente se agolpa a su paso intentando ver y saludar al recién llegado.
el coche entra en los garajes del ministerio de asuntos exteriores de la capital nipona

-acompáñeme por favor
resuelve el representante gubernamental al detenerse el coche, dirigiéndoles hacia el ascensor suben un lujoso despacho en una de las oficinas de la última planta. el ministro se levanta para recibirles, les ofrece asiento

-Agradecería me informara del motivo de su visita a nuestro país, supongo será consciente del revuelo a nivel mundial originado por sus palabras en la sede de la ONU, comprenderá que nuestro país se encuentra en una situación complicada, inmerso en un proceso sucesorio y no podemos permitirnos injerencias en nuestro sistema de gobierno, somos una democracia consolidada…

-soy muy consciente de todo y, por supuesto no es mi intención interferir en su organización interna, además es por eso mismo, porque me es grato su país que he querido venir en primer lugar aquí. ahora, si es tan amable, agradecería llamara al primer ministro, es mi deseo hablar con él directamente
responde el joven con soltura casi provocativo en un japones perfecto

sepulcral silencio en la habitación en cruces de miradas. Mamí anda de un lado a otro de la sala, asomándose a la ventana, en el exterior cientos, tal vez miles de personas, en su mayoría jóvenes, se amontonan tras la verja cerrada del ministerio, el interior custodiado por policías y soldados.

el anfitrión baja la mirada
-si al menos me dijera los motivos de su visita, tal vez podríamos llegar a un acuerdo…

-insisto, llame al primer ministro…

el hombre coge un teléfono hace una llamada, intercambia algunas palabras.
tan solo unos minutos después entra por la misma puerta el primer ministro nipón, dirigiéndose hacia el recién llegado
-Gaijin sama, bienvenido a nuestro país, espero le hayan tratado con el respeto que merece, parece ser que quiere hablar conmigo, está bien hablemos…

cae la noche, las luces de aquel despacho permanecen encendidas hasta el alba, cada vez son más las personas que se han dado cita frente a las puertas del ministerio, muchos han traído flores amontonándolas tras la verja, otros portan velas y cantan.
nadie sabe lo que está pasando en el interior, ni siquiera saben bien por qué están allí, quién es ese joven que se ha autoproclamado emperador de este mundo, pero aquel joven despierta en ellos una simpatía y una ternura inexplicable.
el mundo entero mira conmocionado sin comprender, sin dar crédito a lo que está pasando, hacia ese rincón de japón ávidos de alguna información sobre el “joven emperador” como ya se le conoce en la red.

con los primeros rayos del sol naciente una improvisada y urgente convocatoria en la sala de prensa del ministerio convoca a diferentes canales de televisión, agencias y periodistas acreditados, la expectación es máxima

el ministro de asuntos exteriores acompañado de una extraña mujer entran en la sala y de inmediato comienzan a deslumbrar los flashs de las cámaras. el ministro sube al atril y toma la palabra

-buenos días, en primer lugar quiero agradecer a todos los medios que se han dado cita a esta rueda de prensa y pedir disculpas por la premura en la convocatoria, somos conscientes de la expectación que existe por la reciente visita de Gaijin sama a Japón; quiero transmitir un mensaje de tranquilidad a todos sus seguidores, es un invitado en nuestro país y como tal está siendo tratado. Todavía se encuentra reunido con nuestro primer ministro y del contenido de las conversaciones no ha transcendido nada, tan solo su Majestad Imperial conoce el alcance de dichas conversaciones, es por ello que no puedo informarles de nada más en este sentido; tan solo que el mismo emperador está siguiendo con sumo interés todo lo que está aconteciendo en estos momentos, y desde el mismo palacio Kõkio se están llevando a cabo todos los trámites para celebrar esta misma noche una recepción oficial a la que se está invitando a los representantes de todas las embajadas diplomáticas con sede en nuestro país, será en dicha recepción cuando ambos mandatarios informarán al mundo de las negociaciones y acuerdos alcanzados, Dōmo arigatō. Cedo ahora la palabra a la portavoz de Gaijin sama, ella confirmará todo lo informado hasta ahora.

el ministro extiende la mano en dirección a la mujer que le acompaña. Mamí se siente desfallecer le tiemblan hasta los pensamientos, “oh my God”, “oh my God” “you can, you can” se repite interiormente para darse ánimos, aún lleva el uniforme de información de su anterior trabajo, se acerca al atril y con voz baja algo temblorosa se dirige a los asistentes.

-thank you, thank you, quiero agradecer en nombre de Mk al gobierno y al pueblo de Japón por la atención y el respeto que hemos recibido desde que llegamos a este país, en especial a todas esas personas que esperan en el exterior del edificio, y que no han dejado de hacer guardia en toda la noche, créanme qué siente sus muestras de aprecio y su calor, lo que le reconforta y anima.
él se encuentra bien, algo cansado pero satisfecho por el devenir de los acontecimientos y de las conversaciones con el primer ministro al que considera como un muy apreciable aliado…
duda unos segundos
-sí… me ha pedido que diga que es un gran admirador de la historia y cultura japonesa, y en especial el “anime” y de su street fashion styles, por ello me ha pedido que vaya al barrio de Harajuku a buscarle algo de ropa para la recepción oficial, donde tiene intención de dar un new message a la Humanidad; muchas gracias.

El ministro se acerca a su invitada para ayudarla a abandonar la sala, apenas tiene fuerzas para caminar. Un gran revuelo se dispara en la sala de prensa, los periodistas quieren saber más sobre tan sorprendente anuncio, entre ensordecedor ruido de preguntas sobre sale una

-señora, señora por favor usted que conoce al “joven emperador” cómo lo definiría…

Mamí se da la vuelta y sin dudar responde
-es un ser humano excepcional… capaz de cualquier cosa que se proponga con solo una sonrisa, thanks to all.

abren las puertas exteriores de la verja del ministerio de exteriores japonés, el numeroso gentío se aparta para dar paso a dos comitivas escoltadas por vehículos de policía, un coche se dirige hacia el barrio especial de Shibuya, otra hacia el palacio Kõkio donde aguarda su Majestad Imperial al extranjero recién llegado

el mundo entero espera con interés el nuevo mensaje de su Joven Emperador

II Mk el joven emperador: aeropuerto Jfk

relato corto de Alejandro Montero
dedicado a mi amigo Jesús entusiasta de las conspiraciones

para el coche frente al gran aeropuerto, baja el joven despidiéndose, encara la puerta principal Algunos transeuntes lo reconocen al instante, sacan sus teléfonos para fotografiarlo y gravarlo haciendo comentarios, la mayoría aún no se han enterado de la noticia que ya vuela por las redes
las puertas giratorias se habren a su paso, confundido ante la inmensa mole de cristal y acero duda por un instante, allá…
un puesto de información
-hola buenos días…

-¿qué pasa nene te has perdido?, ¿estás buscando a tu madre?
tras el mostrador  le corta en seco una señora, entrada en años, entrada en kilos. sonríen l@s compañer@s

-podría por favor…

-no ves que estoy ocupada, espera un momento pimpollo
vuelve la señora a cortarle la palabra mientras toca de manera compulsiva la pantalla de su móvil, observando de reojo al recién llegado

-mira que hay locos en este world y esta city se lleva la palma, pero el mocoso éste le ha echado huevos, anda que meterse en la sede de la ONU, la que ha liado el cracy, pues no dicen que  está ahora por el airport…

algunos de los compañeros empiezan a hacerle señas disimuladamente; ella, abstraída en tan sorprendente noticia no se da cuenta y, sin mirar al joven que permanece impasible frente al mostrador, le increpa con wasa
-bueno qué, ¿tienes pensado quedarte ahí todo el día?, ¿qué quieres?

-quiero ir a Japón…

-¿a Japón? pues anda que no está lejos Japón…
busca con la mirada al joven, luego a la pantalla del móvil, así en varias ocasiones hasta reaccionar
-disculpa… solo bromeaba, es qué…

-no importa podría informarme cómo puedo…

-sí, ya sé, te he escuchado, tendrías que ir a las oficinas de Japan Airlines, pero me parece que hasta el viernes no hay fly directo… podríamos encontrar alguno con escala pero…
clava su mirada en aquel joven alto y delgado, escondido en su sudadera negra

-es qué no sé…

-oh my Good, por qué todos me tocan a mí… siéntate allá y trata de descansar mientras Mami te busca alguna alternativa
le aconseja con mirada amable y media sonrisa

el joven encuentra un asiento confortable donde recostarse tranquilo. Cada vez son más los que se detienen a su alrededor, comentan entre ellos, contnúan haciéndole fotos, le gravan en vídeo, pero todos mantienen las distancias
un niño con la cara manchada de chocolate se acerca y generoso le ofrece su chocolatina rechupada

-gracias, me vendrá bien, tengo un poco de hambre
sonríe el joven al niño que vuelve corriendo al regazo de su madre

tras un rato regresa la operaria de la cabina de información
-mira friend, como te avisé hasta el viernes no hay vuelo directo, tengo un par de ellos que hacen escala en la costa oeste te podrían servir, pero…
sonrié triunfante la señora
-… una celebrity que prefiere permanecer en el anonimato ha puesto a tu disposición su jet privado, estará listo en un rato, aunque  tendrás que ir a…

el joven frunce el ceño como perrillo perdido

-oh my Good, esto no me puede estar pasándome a mí, bien sigue a Mami
le dirige entre amplios pasillos, muchos de los pasajeros los miran asombrados
-tendrás el pasaporte a mano

-no, no tengo

-pero se puede saber de dónde has salido chaval, bueno mejor no me respondas, prefiero no saberlo
les esperan el piloto y la escasa tripulación a la entrada del yet

-bueno my friend, ha sido un placer conocerte, espero que tengas un buen viaje y que te vaya prety en Japan
extiende la guía su mano, el joven no le devuelve, permanece frente a ella

-¿qué?, ¿qué quieres ahora?

-me haría falta alguien como tú que, me ayude con todos los trámites y esas cosas

-espera, me estás pidiendo qué…

-sí

-no me lo puedo creer, estoy soñando o me he vuelto loca yo también
mira al muchacho de arriba a bajo, al interior del confortable avión, al aeropuerto
media vida la pasó allí viendo llegar y marchar a otras personas, siempre quiso irse lejos, “cuánto más mejor” se decía cada día al ir al trabajo
qué dejaba atrás un pequeño apartamento alquilado, donde no la esperaba nadie, de un viejo bloque en una ciudad de la que nunca salió, tal vez por miedo, tal vez simplemente porque nunca se decidió

-hay aviones que solo salen una vez, o se toman o se pierden
sonríe el muchacho

-el comandante les da la bienvenida a bordo, entren saldremos en unos minutos
avisa una hermosa y joven azafata extendiendo la mano al interior del yet

-quién dijo miedo…
resuelve Mami con una sonrisa nerviosa

cae la noche mientras el pequeño avión sobrevuela de este a oeste el gran continente americano en busca del imperio del Sol naciente para abrirse generoso al joven emperador de este su nuevo Mundo

humo

mírame
mirame a los ojos
no bajes la vista
ni la apartes
no te ocultes
entre la densa niebla
que nos cubre
esta noche maldita
de este oscuro
mundo

aquí estoy
siempre estuve
a tu lado
nunca dejé
de estarlo
ángel caído
alma condenada
en cuerpo encadenado
a infiernos
de este siniestro
mundo

es más fácil recordar
lo que hicimos mal
que olvidar
todo lo bueno
compartido
que creamos

qué fuimos
acaso
solo humo
que mece
el viento

puedo sentir el dolor
cabalgando por mis venas
escuchar el silencio
de tus palabras
en la fría indiferencia
de tus desprecios
el latido
de la soberbia
en nuestros
corazones
enfermos

mírame
mírame a los ojos
mientras te despides
y bailemos por última vez
nuestra makabra danza
de muerte
entre la densa niebla
que nos cubre
esta noche maldita
de este oscuro
y siniestro
mundo

V atrapada en el laberinto: ilusiones

relato corto de Alejandro Montero
dedicado a mi prima Ana x su apoyo incondicional

la muerte no es la salida solo te ayuda a olvidar quién eres, para que viniste
La muerte te arrastra, te sumerge más profundo en el interior del laberinto
la muerte solo es un falso espejismo al que desesperados poderse agarrar
cuando no queda nada más

camina la muchacha por verdes praderas salpicadas de flores de colores
el Sol besa sus mejillas, el aire acaricia su pelo
abajo en el valle una casa de madera, de la chimenea un hilo de humo asciende sobre un cielo claro asperjado de nubes de algodón
se acerca tranquila sin miedo sin prisas, asoma su rostro a una ventana
en el interior un hombre prepara algo de comer, un niño juega distraído
la muchacha siente paz y armonía en el interior del hogar
sensaciones que le llevan a momentos compartidos en algún otro momento
en algún otro lugar…
no puede recordar

un perro ladra, se acerca a ella y lame sus manos mueve el rabo sin parar estremeciéndose de pura felicidad
la puerta se abre el niño sale, sus ojos se iluminan y corre a su encuentro,
como el perro se echa en sus brazos
-Mamá, mamá ha vuelto, mamá…

lágrimas corren por sus mejillas inundando el alma de la muchacha bella
conmovida al roce cálido de ser tan frágil e inocente

en la puerta el hombre le hace señas para que entre al interior del hogar
-vamos venid la mesa está preparada, comamos y alimentemos el cuerpo.
bienvenida a tu casa mujer, te echamos de menos…

pasan los días, duro el trabajo en la granja, cuidar a los animales, arar el campo para la siembra y el amor incondicional de aquellos seres que no se apartan de su lado entre risas y juegos, besos y abrazos

pero las noches llegan oscuras y frías,
aúllan los lobos en la montaña, lamento de la manada
le cubre Luna solitaria en sueños de esqueletos y de muertos que la llaman la persiguen, la acosan
sus gritos desgarrados en un cuerpo inmóvil bajo una tumba sin nombre
llantos y lamentos de recuerdos de vidas pasadas acechando entre las sombras de la casa
lágrimas negras en los hombros del hombre que la ama
del niño que asustado la llama para que no se vaya
poco a poco su carácter se va agriando, no comprende no entiende
quisiera arrancarse de la cabeza todas aquellas horribles visiones
los incesante gritos que la llaman por un nombre que desconoce
fingir pudiera que nada tubiera que ver con ella
que los sueños solo sueños son y que la vida no pasa fuera de aquella morada
quizás engañarse pudiera
esforzándose un poco más
si solo quisiera…

y corre, corre por verdes praderas manto de flores de colores hacia lo alto de la montaña para tocar las nubes de algodón
aúllan a su encuentro los lobos de la manada
entre piedras negras de lava
ocultos sobre la hierba que crece alta unos huesos esparcidos y una espada olvidada
recoge la espada para regresar a su morada refugio de paz
arremetiendo con fuerza contra la casa y cuanto hay en ella
explosión de espejos convexos que deforman ilusión de lo real
de una realidad soñada en el olvido de lo no-muerto
llora un niño asustado en el reflejo de la ventana
y del hombre que no dejó de amar
hasta que nada queda en pie
espejismos de cristal

camina la muchacha bella buscando una salida del laberinto
ceñida la espada a su cintura
lágrimas secas en su mejilla
nada ni nadie la detendrá

IV atrapada en el laberinto: la balanza

relato corto de Alejandro Montero
dedicado a Pepa

Cansada la muchacha de recorrer caminos, de atravesar puertas que no llevan a ninguna parte, atrapada por ciclos sin fin en el interior del laberinto, incontables Lunas bañadas en sangre…
Arrastrando su cuerpo casi sumergido por entre piedras de lava negra, a lo lejos un portal en medio de la nada, se acerca de nuevo buscando una salida, una vana esperanza

En la entrada una enorme estatua de negra piedra y ojos de fuego, dios de algún imperio olvidado, en su mano izquierda un báculo a la diestra una balanza con una pluma en uno de los platillos

la estatua se interpone en su camino, la muchacha encara enfadada un nuevo desafío
-déjame pasar, no estoy para juegos

-No puedes pasar, antes deberá ser pesado tu corazón, muchacha

-¿y si no quiero?, ¿y si mi corazón es negro y pesado más incluso que tu cuerpo?, ¿quién decide qué es bueno y qué es malo?, ¿es qué acaso tuve elección?, ¿acaso me preguntaron?, ¿quién es digno de juzgar?, ¿bajo qué criterios?, ¿a razón de qué leyes?, ¿las qué me impones tú?
estoy harta, harta de dar explicaciones, harta de seguir los caminos marcados que no llevan a ninguna parte, cansada de los hombres y de sus mentiras, ángeles y demonios, de reyes y mendigos, de dioses que se creen invencibles, todos son iguales, estoy cansada de mi, de ti… de todo
solo quiero escapar, solo quiero salir de este laberinto, ya siquiera eso me importa, deseo acabar con todo esto, dejar de ser, y olvidar que algún día hube sido. ¿puedes tú ofrecerme eso?, ¿puedes?

-acaso lo dudas eres solo una frágil mujer de carne y hueso

-Y tú ¿qué eres tú? mírate… no eres nada, una estatua de piedra parlanchina, eres solo un simple dios, uno de muchos, uno de tantos, ¿qué nos diferencia? si estás perdido como yo en este infierno…
provoca desafiante la muchacha altiva y altanera, pareciera buscara la muerte

duda el dios
-con un solo golpe podría aplastarte, partirte en dos, mil veces de mil maneras podría quitarte esa vida en este mismo instante… si ese es tu deseo

-¿serviría de algo? porque si es así… ya estás tardando
ofrece en sacrificio la muchacha su cuerpo desnudo

el dios levanta su báculo, listo para la embestida, duda nuevamente
-No, supongo que de nada, volverías tantas veces te matara, estás perdida en este laberinto y la muerte no es la salida, maldita ironía
sonríe a carcajadas el guardían de la puerta, retumban las piedras de lava, humea el fuego de sus ojos

-entonces aparta, sin el poder de quitar la vida no sirves para nada
ya nadie se acuerda de nosotros, nadie nos espera ni nos echa de menos, nos dieron por perdidos, nos abandonaron a nuestra mala suerte, permaneceremos atrapados por tiempo infinito en este lugar imposible de ninguna parte

-márchate por donde has venido muchacha, me has hecho pensar, me has hecho dudar, y ahora has provocado mi ira

-¡qué apartes te digo!
salta la muchacha, subiendo a la carrera la montaña de piedra con cuerpo de dios, desenvainando su espada y de un tajo corta la mano diestra, cae pesada la balanza, vuela la pluma ligera
grita de dolor y rabia el dios, de su brazo chorro de lava líquida, con el báculo de la otra mano golpea con todas sus fuerzas a la muchacha que vuela como la pluma al otro lado de la puerta, una más una de tantas

el cuerpo sin vida cae sobre hierba fresca que, al paso de las lunas se va deshaciendo primero en carne podrida comida por moscas y gusanos, por buitres y cuervos, hasta no dejar rastro sobre unos huesos que blanquean al sol, luego en polvo que el viento lleva hacia otros lugares
pero un soplo de aire recuerda a su paso las palabras de un dios olvidado

-la muerte no es la salida…