V atrapada en el laberinto: Muerte

relato corto de Alejandro Montero

Retenida la Joven aventurera en ninguna parte, no siente frío ni calor, no tiene sed ni hambre, detenido el tiempo en un reloj sin arena, ni caminos que se pierdan hacia ningún puerta, nada a lo que asirse, solo silencio y oscuridad en todas direcciones

Arrebatado el cuerpo, liberada la mente de recuerdos y pensamientos de traumas y miedos, solo paz y descanso eternos

-Seas bienvenida a mi mundo, permanece en él cuánto gustes, si ese es tu deseo
Escucha sosegada voz que resuena entre densas sombras que todo lo envuelve

-¿Quién eres?

-Podría decirse que soy sin ser donde no debería de estar, soy una ilusión necesaria creada por la mente de muchos, y así he de seguir siendo mientras los que me crearon así lo consideren oportuno, una realidad más construida en vuestro mundo y encerrado en este laberinto

La recién llegada no comprende, se pierde entre divagaciones, como una niña pequeña que de todo desconoce, incontables preguntas golpean su mente

-¿dónde estoy?, ¿cómo llegue a este lugar?

-De cómo llegaste no tiene importancia, ya estuviste antes desde muchos lugares diferentes… te perdiste, te equivocaste, te rendiste o simplemente desesperaste, qué más da como llegaste, aquí estás una vez más, en el vacío, en la nada, en lo real e imposible

-¿Me conoces?

-Claro pequeña, muchas veces llegaste a mi abrazo antes, aunque nunca puedas recordarlo

-¿Puedo marchar, volver al lugar de dónde vengo?

-Podrías con solo desearlo, regresarás allá dónde lo dejaste, hasta que superes lo que te trajo, puedes construir cualquier escenario, dar vida a tus actores secundario, puedes hacer o deshacer a tu antojo, solo has de creerlo y crearlo sin destruirte en ello

-¿Olvidaré todo lo que fui, a mis seres queridos, mi destino…?

-¿Acaso lo recuerdas ya?

-Y si ya no recuerdo… qué sentido tiene

-Tendrás que encontrarte y a ellos… y no perderte y no perderlos

-Adios amigos, esta será la última vez, ya no regresaré más

-Que así sea pequeña…

Renace la muchacha bella nuevamente a la vida, desnuda, sola y perdida en el laberinto


Anuncios

en rincones de una habitación de juegos de unos niños que marcharon al hacerse mayores de una casa abandonada en un pueblo fantasma que lentamente se deshace al paso del tiempo
olvidadas entre rincones una marioneta rota y un muñeco de trapo sus cuerpos deshilachados hechos girones arrancadas sus piernas corazones de cartón lágrimas de papel charol
separados por una corta distancia sin poder llegar a tocarse
él la mira maravillado botón de un solo ojo
ella nunca los tuvo y no puede verle pero le canta cada mañana acompañada de coro de pájaros que vienen con el Sol del alba a visitarles
él no la oye le robaron las orejas
ella quisiera abrazarle para remendarle su corazón roído por ratones y él solo quisiera besarla
mientras lentamente se deshacen juntos al paso del tiempo

X Cuentacuentos: en busca de Lobo

Relato corto de Alejandro Montero
dedicado a Luna

corre Cuentacuentos a la carrera descontrolada adentrándose en la espesura del bosque enfadado y angustiado luchando contra sus propios fantasmas que le arrastran golpeándose en cada parte de su cuerpo
sus manos y pies desgarrados

Hada lo busca desconsolada perdida sola

en un arroyo lo encuentra desnudo y rabioso cubierto de barro y sangre, la mirada perdida a la violencia insaciable de tantos mundos perdidos enterrados en arenas de olvido

sonríe la pequeña muñeca de porcelana blanca y en fugaz destello deslumbra efímero en la densa espesura
sorprendida pero a la vez desconcertada
busca en el rostro desencajado de su amigo

-me tenías preocupada marchaste sin despedirte como hacen los amigos y sin dar explicaciones ¿te parece bonito? Cuentacuentos

-mil veces te las di

-eran para ti yo no estaba para escucharte

-vete yo no te pedí que vinieses, no eres bienvenida

-¿por qué te comportas así Cuentacuentos?… tú no eres malo

-si lo soy, fíjate bien, en este mundo todos somos malos, todos nos hacemos daños a nosotros mismos y a los demás, estamos hecho del material de la guerra y la muerte, vamos hacia la deriva a un trágico fin ya escrito

-tambien hay personas buenas
apenada Hada mientras se apaga el candor de su brillo

-¿buenas? ¿quién es inocente? todos somos mudos testigos, todos responsables, culpables
nuestra demencia no tiene orden ni control ni límite, todo acabará destruido por nosotros mismos
más te valdría seguir el camino de tus hermanas y abandonar este mundo acabado
¿no lo entiendes? no tiene sentido luchamos y perdimos
busca Cuentacuentos con aire desafiante y altivo a la etérea Hada

-¿y cómo lo sabes? Cuentacuentos…
se revuelve ella molesta al sentirse atacada y despreciada

-porque lo he visto en el futuro de todos, todos son conscientes de una manera u otra aunque lo nieguen o se asomen al abismo o quieran escapar en el absurdo mirando a no sé qué parte
da igual cómo quieran ocultarlo

-y aun así no deberías dejar de intentarlo
se encoraja Hada

-ya lo intenté muchas veces
grita iracundo Cuentacuentos
-y me quedé solo
no quiero seguir intentándolo

-no estás solo tienes muchos amigos que te quieren, en muchos lugares recuerdan las historias que contaste, te respetan te añoran

-mírame estoy solo, siempre estuve solo

-ahora estoy yo y ellos que confían en nosotros

-da igual ¿no lo entiendes? estamos perdidos todos ya

-da igual ¿no lo entiendes? entonces qué más da

revolotea Hada en el chapoteo de las lágrimas salpicando de colores sus alas
-no puedes abandonarlos Cuentacuentos…
llévame en busca de Lobo
me lo debes

-es un destructor de mundos es una bestia incontrolada cargada de lujuria rabia e ira

-es un cachorro que vaga abandonado y hambriento perseguido acosado despreciado humillado y acorralado pero no vencido todavía no

-es un perro rabioso un asesino, ¿quiéres comprobarlo?

-sí llévame tras su rastro
destella complacida Hada

enciende Cuentacuentos un fuego, resoplan las llamas por entre los árboles

-prepárate
enardecido Cuentacuentos salta hacia el abrazo del fuego
-quizás no regresemos…

ya se retiran los fríos hielos de las montañas
redoblan tambores de guerra en las cumbres más altas
se acerca Luna de las flores
se teñirán las amapolas de sangre
la manada de viejo Lobo solitario bajará al valle
el jefe guerrero ha desenterrado el hacha…

 

 

el Angel II

relato corto de Alejandro Montero
dedicado a mi amigo Joaquín

cuarto creciente Luna madre abierto su vientre, malogrado el fruto de sus entrañas
oscura y fría noche interminable, de luto los cielos
y de la tierra sobre la Montaña sagrada se alza un ángel, desnudo su cuerpo destella su alma pura deslumbrando la belleza de su figura,
lágrimas brotan de su triste semblante… en una mano empuña la espada y en la otra una copa rebosante en sangre

-“Padre no puedo, me supera la violencia y el desprecio hacia la vida del Ser humano
muero sin morir atrapado a la demencia ciega de su fatal lokura
Padre liberate me de esta pesada carga, me ahoga tanto dolor y tanta pena sumergiéndome en infiernos incontables y aún así…
no puedo acabar… con ellos”

su pulso cimbrea cae la espada derramada la sangre sobre sedienta la Madre
agotado y rendido se desploma sobre una tierra arrasada en guerras entregando su último aliento se apaga su alma
perdida impoluta la última mirada al abismo agotada esperanza

y del trueno y la tormenta rasgando los cielos hablan…

-“Tú… por tu fe y lealtad, por tu bondad y justicia, por tu devoción y entrega eres digno de ser entre los que han de ser
mira ven y déjame que te muestre de como entre incontables mundos iguales uno llegó al final de este camino… para empezar juntos otro de nuevo
como así está escrito
ve y sé testigo de mí en ti de cuánto vieses…”

y así se levanta el ángel abrasador suelo bajo la Montaña sagrada, desnudo su cuerpo destella su alma pura deslumbrando la belleza de su figura, lágrimas brotan de su serio semblante… sus manos libres de tan pesadas cadenas
en su mirada fuego en busca de un destino, él sera testigo de un mundo que fue capaz y de aquél que ha de ser el que lo haga posible… él hablará de ello en nuevo horizonte de nuevos soles, así le ha sido anunciado como a muchos a otros y ya no temerá al espanto nocturno…
él será Palabra del Creador de mundos y de la Inteligencia ordenadora

él es un ángel…

hospital para Almas

dos estrellas
dos granos de arena
dos gotas de agua
dos versos de un poema
dos notas de un acorde
en una melodía sin fin
del tiempo
que no avanza
ni se detiene
una Luna
un Sol

y
yo

y volaremos como águilas
sobre praderas doradas
desde el ocaso
al inicio
l
i
b
r
e
s