¡hasta la vista Cuentacuentos!

Relato corto de Alejandro Montero
dedicado a Alondra

En el tiempo de Vid revoloteando entre amapolas y margaritas resuena el canto de Alondra a la llegada de Luna nueva de la Cosecha, acompañada llega de un coro de mirlos en frondoso bosque de serbales centenarios que susurran constantemente desde otros mundos historias antiguas de amores olvidados entre dioses y humanos.

En el camino una piedra entrelazada de rosas silvestres y helechos, un búho ulula en un majestuoso Roble delatando su presencia.
Junto a un riachuelo una casa redonda de piedra, madera y paja, un huerto cubierto de verduras y frutas, a la entrada Manzano.
Saluda Alondra con sumo respeto a tan gran maestro

Se revuelve coqueto y apuesto, embriagador perfume, envuelto de hojas y flores pendidas etéreas en el más delicado ramo, extiende desde una rama la fruta más tentadora; su sonrisa cautivadora
-Le apetece…

-¡Claro!
Agradece efusiva Alondra convertida en la más bella muchacha, su largo cabello palidece a Luna, oscurece las estrellas.
La puerta abierta, el interior repleto de aparatos extraños y trastos esparcidos, calderos de varios tamaños, fuego encendido, olor a inciensos. Merodean espíritus protectores.
Asomada curiosa la muchacha al interior, observa asombrada al ver desnudo a Cuentacuentos enfrascado en un mapa de estrellas pintadas en las paredes de la Casa de Mago; mareada por un instante ante avalancha de sensaciones contrapuestas.

-Son las estrellas…
Responde Cuentacuentos al volverse
-Tus ojos han mirado este Sol y luego han intentado abarcar todas las estrellas y no has podido. Ahora ando apagándolas para que no deslumbren a las visitas inesperadas

-¿Pensabas que no vendría?

-No… tan pronto

-¿Por qué las pintaste entonces?

-¿El qué?
Perdido Cuentacuentos en la belleza de Alondra

-Las estrellas

-Para conocerlas antes de oscurecerlas, por si alguna vez tengo que recordar alguna. Solo puedo dejar encendidas aquellas que marcan el camino a Sol de los seis planetas…
De la pared un dragón de fuego emerge del sol arrancándole su llama del corazón.

-¿Que significa?
muerde la deliciosa fruta prohibida, lanzándola hacia Cuentcuentos

Recoge la manzana para compartir un bocado
-Es un camino perdido entre constelaciones. Un desafío entre Magos… pero deja, vendrás cansada del viaje.

Agasaja con té de hiervas aderezadas con flores y frutas del bosque, acompañada de incansable historias de dragones y princesas perdidas en mares de conchas y perlas, y del sentido de la representaciones de los espíritus ancestros que atesoran múltiples vidas de distintos saberes y conocimientos, ilusiones y sueños.

Así pasan los días sumergidos en charlas y juegos de inocentes niños, entre caricias, abrazos, bocados y besos furtivos, conectando en la misma danza sus almas.

Ya Marcha recogiendo las mieses Luna de la Cosecha y llega nueva de Luto.

-Vamos Alondra marchemos a conocer otras culturas, otras gentes; la magia que se esconde en lugares lejanos de paraísos prohibidos. Atravesaremos océanos de tiempo juntos.
Se transforma Cuentacuentos en halcón, en gorrión, en gaviota, en paloma.

-Y de qué viviríamos

-Yo contaré cuentos y tu cantarás tus mejores melodías

Sonríe Alondra

-Vayamos a buscar las historias olvidadas de los niños que vencieron a las hordas de Kaos guardadas en las ruinas de la fortaleza de Dragón de Fuego en la montaña más alta de este mundo. No hay nada que no podamos alcanzar juntos.

-Tus sueños no son los míos Cuentacuentos

-Convirtamos los sueños de los dos en uno, se puede…

Transformada Alondra en grácil pájaro, acurrucada entre las alas del halcón, reposando su cabeza sobre un pecho que late acelerado.
-Mi vuelo es más lento

-Pero déjame que te enseñe, que te muestre como hacerlo, aprenderás rápido. Abriré para ti la senda del Mago, haremos juntos el Desafío de las estrellas…

-No insistas Cuentacuentos, sabes que no iré

-Adiós corazón, cuida del hada rosa de los sueños que habita en ti.
Se despide en halcón marchando entre las nubes en compañía de Viento

-Hasta la vista mi tierno, maravilloso, testarudo y loco amigo del alma, no olvides que nunca dejaré de quererte… aunque nunca más nos volvamos a encontrar

alondra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s