V Mk el joven emperador: Universo

relato corto de Alejandro Montero
dedicado a Maria Jesús x su simpatía y delicadeza

aguardan con expectación en la gran sala de recepciones un nutrido grupo de representantes diplomáticos acudiendo a la convocatoria emitida por su Majestad Imperial.
habren el shõji entra Mk a su lado el emperador junto a su familia y el primer ministro nipón.
se hace completo y respetuoso silencio. cámaras de televisión retransmiten en directo a todo el país y al resto del mundo,
el máximo mandario toma la palabra para agradecer a los asistentes y cientos de miles de japoneses que hacen guardia en los jardines del palacio imperial en Tokio

-a lo largo de mi vida he visto los estragos de la guerra y el sufrimiento que ha causado a millones de personas, por eso durante mi regencia he tratado de ser embajador de la paz en mis numerosos viajes por el mundo
he de confesaros que tanto a mí como a mi esposa nos acompañaba un hondo y oscuro pesar, albergábamos dudas sobre el futuro de la humanidad. Pero ahora que se acerca el final de mi mandato, puedo marchar feliz porque este mundo tiene una frágil posibilidad de alcanzar un futuro de prosperidad y progreso juntos.
a lo largo de nuestra historia el pueblo de Japón ha cometido errores, pero también hemos sido, sobre todo en los últimos tiempos, espejo donde otras naciones han mirado con admiración. nuestra capacidad de reacción como un solo hombre ante desastres y vicisitudes han forjado una sociedad capaz de enfrentar unidos cualquier reto que nos propongamos.
una vez más quiero apelar a vuestra lealtad y capacidad de trabajo para que sirvamos como una sola persona al nuevo emperador de la humanidad
su Majestad Imperial toma una katana y ofreciéndola se inclina emocionado frente a su invitado. el joven toma la espada inclinándose frente al anfitrión, con tiernas palabras le responde
-no, majestad soy yo el que ante usted se inclina, es un ejemplo para mí

y alzándose altivo se dirige a los allí presentes, hablándoles en una sola lengua que todos entienden
-el ser humano se enfrenta a un enemigo implacable, a sí mismo, a un irremediable destino ya escrito en una fecha ya determinada, su propio fin
somos porque otros fueron antes, y seremos mientras otros sigan siendo, la inmortalidad individual de cada persona será posible mientras exista la inmortalidad colectiva, cuando deje de ser, cuando nadie quede en pie, nada quedará de nosotros y de cuánto hemos sido, ni siquiera quedará un atisbo de nuestra existencia, nadie ni nada quedará para recordarnos, seremos olvidados en este basto Universo

el joven calla, desenvaina el regalo de un emperador enfilándola hacia lo alto y mientras otea el cielo grita con fuerza y claridad
-pero yo os traigo un mensaje de esperanza, desafiemos juntos tan aciago destino, aprendamos de los errores del pasado y reescribamos entre todos un nuevo futuro interminable, posible.

Mk toma aire busca con mirada provocadora y desafiante a las cámaras que le enfocan, enfunda la espada

-el tiempo corre en nuestra contra, apenas nos queda el suficiente… nuestra única salida está ahí afuera, conquistemos como un único pueblo el Universo.
hago desde aquí un llamamiento a los gobiernos para la reconversión de las fábricas de armamento y astilleros, a las agencias espaciales, universidades, centros de investigación, y a todos los científicos que trabajan en estas materias para que cesen en los enfrentamientos y desconfianzas y trabajemos juntos en alcanzar esta meta, para que levantemos ciudades capaces de expandir toda la vida que alberga la Tierra en la Luna, en Marte, en Venus, Titan y Europa Lunas de Júpiter…
doscientos años es el tiempo que nos queda para perecer aquí o estar preparados para dar el salto a un nuevo Sol a un nuevo sistema planetario en la conquista del Unvierso…

el joven se echa una mano a la cara, tambaleándose ligeramente
-yo…, yo así lo ordeno

Mk se desploma entre convulsiones y espasmos, echa espuma por su boca
Mamí corre a su lado, recoge la cabeza entre su regazo
-ya estoy aquí mi niño, tranquilo, tranquilo

él la mira con los ojos desorbitados, trata de levantarse

-Un médico por favor, un médico…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s