III Mk el joven emperador: Japón

Relato corto de Alejandro Montero
a mi amiga Encarni x todos los cafelillos k me invita en el Santi

-señor, estamos recibiendo comunicación de la torre de control del aeropuerto de Haneda, dicen que por nuestra propia seguridad cambiemos el rumbo y nos dirijamos hacia la base militar de Yokota. afirman estar desbordados por miles de personas que se han dado cita para recibirle y temen pueda haber altercados y desorden público
avisa el comandante del pequeño jet que se acerca a gran velocidad a la capital nipona

-Agradezca a la torre su preocupación y a la escolta que han enviado para recibirnos pero continuamos con la dirección establecida
confirma el joven pasajero sin mostrar la más mínima preocupación a la par que un par de cazas militares ocupan posición a ambos lados de la aeronave privada

-señor insisten que…

-digales que es mi última decisión

durante unos minutos campea un tenso silencio, los cazas abandonan la acompaña

-señor estamos recibiendo confirmación para aterrizar, abróchense comenzamos el descenso
resopla el comandante de la nave. varios vehículos militares le siguen nada más tocar tierra. detenido el jet apagan los motores, desde el exterior acoplan una escalera mecánica antes de abrir la puerta

-señor, la tripulación y yo mismo esperamos que haya disfrutado de su viaje, ha sido un honor para nosotros, permaneceremos aquí estacionados algunos días por si pudiera necesitarnos
saluda el comandante junto a él la tripulación

-muchas gracias amigo el honor ha sido mío
abren la puerta desde el interior, un pequeño pelotón armado rodea la aeronave un mando espera abajo junto a un coche negro con cristales tintados

-oficial, ordene a sus hombres formar de inmediato
grita en japones el joven recién llegado desde lo alto

el mando duda desconcertado, busca con la mirada hacia la ventana trasera del vehículo oficial, un hombre de semblante serio y traje oscuro baja del coche, hace una señal al oficial, éste da una orden y el pelotón se reagrupa en formación de revista.
el joven baja del avión, tras de él su nueva asistente que, apenas puede dar crédito a cuanto está pasando, le tiemblan las piernas. el joven pasa frente a los soldados con aire marcial mirando de frente a su anfitrión

-Gaijin sama sea bienvenido a nuestro país, soy un representante del ministerio de exteriores por favor si es tan amable de acompañarme…
señala al interior del vehículo

el joven recién llegado sonríe con confianza, entra en el coche, tras él su inseparable acompañante.
circula a gran velocidad por las calles de tokio, escoltado por vehículos de policía haciendo sonar sus alarmas.
la gente se agolpa a su paso intentando ver y saludar al recién llegado.
el coche entra en los garajes del ministerio de asuntos exteriores de la capital nipona

-acompáñeme por favor
resuelve el representante gubernamental al detenerse el coche, dirigiéndoles hacia el ascensor suben un lujoso despacho en una de las oficinas de la última planta. el ministro se levanta para recibirles, les ofrece asiento

-Agradecería me informara del motivo de su visita a nuestro país, supongo será consciente del revuelo a nivel mundial originado por sus palabras en la sede de la ONU, comprenderá que nuestro país se encuentra en una situación complicada, inmerso en un proceso sucesorio y no podemos permitirnos injerencias en nuestro sistema de gobierno, somos una democracia consolidada…

-soy muy consciente de todo y, por supuesto no es mi intención interferir en su organización interna, además es por eso mismo, porque me es grato su país que he querido venir en primer lugar aquí. ahora, si es tan amable, agradecería llamara al primer ministro, es mi deseo hablar con él directamente
responde el joven con soltura casi provocativo en un japones perfecto

sepulcral silencio en la habitación en cruces de miradas. Mamí anda de un lado a otro de la sala, asomándose a la ventana, en el exterior cientos, tal vez miles de personas, en su mayoría jóvenes, se amontonan tras la verja cerrada del ministerio, el interior custodiado por policías y soldados.

el anfitrión baja la mirada
-si al menos me dijera los motivos de su visita, tal vez podríamos llegar a un acuerdo…

-insisto, llame al primer ministro…

el hombre coge un teléfono hace una llamada, intercambia algunas palabras.
tan solo unos minutos después entra por la misma puerta el primer ministro nipón, dirigiéndose hacia el recién llegado
-Gaijin sama, bienvenido a nuestro país, espero le hayan tratado con el respeto que merece, parece ser que quiere hablar conmigo, está bien hablemos…

cae la noche, las luces de aquel despacho permanecen encendidas hasta el alba, cada vez son más las personas que se han dado cita frente a las puertas del ministerio, muchos han traído flores amontonándolas tras la verja, otros portan velas y cantan.
nadie sabe lo que está pasando en el interior, ni siquiera saben bien por qué están allí, quién es ese joven que se ha autoproclamado emperador de este mundo, pero aquel joven despierta en ellos una simpatía y una ternura inexplicable.
el mundo entero mira conmocionado sin comprender, sin dar crédito a lo que está pasando, hacia ese rincón de japón ávidos de alguna información sobre el “joven emperador” como ya se le conoce en la red.

con los primeros rayos del sol naciente una improvisada y urgente convocatoria en la sala de prensa del ministerio convoca a diferentes canales de televisión, agencias y periodistas acreditados, la expectación es máxima

el ministro de asuntos exteriores acompañado de una extraña mujer entran en la sala y de inmediato comienzan a deslumbrar los flashs de las cámaras. el ministro sube al atril y toma la palabra

-buenos días, en primer lugar quiero agradecer a todos los medios que se han dado cita a esta rueda de prensa y pedir disculpas por la premura en la convocatoria, somos conscientes de la expectación que existe por la reciente visita de Gaijin sama a Japón; quiero transmitir un mensaje de tranquilidad a todos sus seguidores, es un invitado en nuestro país y como tal está siendo tratado. Todavía se encuentra reunido con nuestro primer ministro y del contenido de las conversaciones no ha transcendido nada, tan solo su Majestad Imperial conoce el alcance de dichas conversaciones, es por ello que no puedo informarles de nada más en este sentido; tan solo que el mismo emperador está siguiendo con sumo interés todo lo que está aconteciendo en estos momentos, y desde el mismo palacio Kõkio se están llevando a cabo todos los trámites para celebrar esta misma noche una recepción oficial a la que se está invitando a los representantes de todas las embajadas diplomáticas con sede en nuestro país, será en dicha recepción cuando ambos mandatarios informarán al mundo de las negociaciones y acuerdos alcanzados, Dōmo arigatō. Cedo ahora la palabra a la portavoz de Gaijin sama, ella confirmará todo lo informado hasta ahora.

el ministro extiende la mano en dirección a la mujer que le acompaña. Mamí se siente desfallecer le tiemblan hasta los pensamientos, “oh my God”, “oh my God” “you can, you can” se repite interiormente para darse ánimos, aún lleva el uniforme de información de su anterior trabajo, se acerca al atril y con voz baja algo temblorosa se dirige a los asistentes.

-thank you, thank you, quiero agradecer en nombre de Mk al gobierno y al pueblo de Japón por la atención y el respeto que hemos recibido desde que llegamos a este país, en especial a todas esas personas que esperan en el exterior del edificio, y que no han dejado de hacer guardia en toda la noche, créanme qué siente sus muestras de aprecio y su calor, lo que le reconforta y anima.
él se encuentra bien, algo cansado pero satisfecho por el devenir de los acontecimientos y de las conversaciones con el primer ministro al que considera como un muy apreciable aliado…
duda unos segundos
-sí… me ha pedido que diga que es un gran admirador de la historia y cultura japonesa, y en especial el “anime” y de su street fashion styles, por ello me ha pedido que vaya al barrio de Harajuku a buscarle algo de ropa para la recepción oficial, donde tiene intención de dar un new message a la Humanidad; muchas gracias.

El ministro se acerca a su invitada para ayudarla a abandonar la sala, apenas tiene fuerzas para caminar. Un gran revuelo se dispara en la sala de prensa, los periodistas quieren saber más sobre tan sorprendente anuncio, entre ensordecedor ruido de preguntas sobre sale una

-señora, señora por favor usted que conoce al “joven emperador” cómo lo definiría…

Mamí se da la vuelta y sin dudar responde
-es un ser humano excepcional… capaz de cualquier cosa que se proponga con solo una sonrisa, thanks to all.

abren las puertas exteriores de la verja del ministerio de exteriores japonés, el numeroso gentío se aparta para dar paso a dos comitivas escoltadas por vehículos de policía, un coche se dirige hacia el barrio especial de Shibuya, otra hacia el palacio Kõkio donde aguarda su Majestad Imperial al extranjero recién llegado

el mundo entero espera con interés el nuevo mensaje de su Joven Emperador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s