así habla el Profeta VI: bilocación

relato corto de Alejandro Montero
dedicado a los seguís esta aventura

y dicen que lo vieron en muchos lugares sagrados y en el mismo tiempo a la vez
allá en tierras regadas de lágrimas y sangre por siglos pero jamás corrompidas, más solo aquellos limpios de corazón, sabios y prudentes en la Palabra, los niños y los que sufren, los que no mancharon sus manos con la sangre, ni profanaron su Santo Nombre podían verle.
y le recibían en sus humildes hogares con alegría y esperanza escuchando las nuevas buenas que les traía, porque un ángel les anunciaba su llegada, y celebraban con júbilo las fiestas de sus antepasados para agasajar al recién llegado

y así estuvo desde las místicas tierras etíopes, remontando el nilo y el jordán y muchos otros lugares hasta las altas montañas del turkistan.
y con maestros sabios habló en las escuelas, universidades y en templos bendecidos, en museos y bibliotecas
“y estando sentado en medio de los doctores ora les escuchaba, que les preguntaba”
más en aquellos donde solo se enseña el odio y desprecio hacia otros seres, allá no pasó

y fue que llegó al monasterio de la Transmutación y allá permaneció hasta que estuvo preparado para subir al monte Sinaí
y estando solo en el monte por cuarenta días y cuarenta noches sentía debilidad por el hambre y sufrimiento del hombre
y en la noche más oscura vio una estrella bermeja que se aproximaba apagando la luz de un tercio del cielo y a sus pies se detiene y tomando su forma acerca su rostro al de él hasta mirarle de frente para así hablarle:

-Acaso sabes a qué has venido niño, mientras dormías yo dominé este mundo y a cuanto hay en él, levanto imperios tan rápido como los destruyo, someto pueblo y civilizaciones, nada se resiste a mi poder y lo que no se postra ante mí lo arraso.
yo soy la Ley, el orden y el caos porque todo cuanto ves en esta tierra me pertenece
acéptame porque no tú si no yo soy el que ha de ser
y todo te será dado si te postras ante mi y mi obra para adorarme

más el muchacho no baja la mirada ni retrocede siquiera un paso y así le responde:
-no, porque tu eres muerte y desolación, odio y venganza
ante nadie me he de postrar porque he venido a traer Paz, Libertad y Esperanza a este mundo condenado, y nadie ni tú ni yo podrá detenerme, porque mio y no tuyo es el poder sobre este mundo aunque muchos lo nieguen y se resistan a aceptarlo

habiendo dicho esto, la estrella bermeja marcha de los cielos y estos tornan iluminados

y mientras todo eso ocurría, en el silencio de la cueva del desierto olvidado se escuchan los gritos desesperados de dolor insoportable de aquel que vino de las estrellas mientras se retuerce en la tierra abrasada
y siendo así sus amigos le cuidan, limpian las heridas y fiebres de su cuerpo y le dan a beber agua del manantial de la vida que riega la higuera

y habiéndose recuperado de todo lo que aflige a cuerpo y alma, desbordante de fuerzas y energía, inmaculado de mancha el espíritu, se levanta toma el cayado y comienza la marcha
-vamos amigos, Jerusalem aguarda…

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s