los Seres que conozco

relato corto de Alejandro Montero
dedicado a esos Seres

“-de los seres que conozco el que más me intriga es el Ángel, aparece de imprevisto sobrevolando el cielo algunas noches, nunca dice nada tiene sus labios sellados, los ojos cerrados. el Amor que tiene hacia los seres humanos es inconmensurable, tan infantil, tan tierno y simple y a la vez tan completo, tan desinteresado, su presencia te anima y te consuela en la soledad del Alma, te recuerda lo frágil y etéreo que somos, lo perdido que caminamos
tanto amor en equilibrio por el sufrimiento de mis palabras y mis actos, creo que incluso de mis pensamientos, no lo tengo claro, por el dolor que causo algunas veces
su Fe y Esperanza en mí son inagotables

-de los seres que conozco el que más me fascina es la Araña, no tiene alma, vive sola en este mundo, al menos eso pienso; ve por los ojos de todas las arañas que hay en este planeta, todo lo sabe, nada se le escapa; pero sobre todo es completamente justa, eso… la salva
golpea con fuerza cuando te pasas de la raya, pero nunca se pasa, siempre sopesa la caída. En sus redes tejidas las almas de viajeros que se perdieron en el camino, le fascina observarlas mientras las acuna en su tela aguardando que regresen los que en algún momento la perdieron

-de los seres que conozco el mejor amigo es el Lobo, capaz de arrastrarme por selvas y junglas, por montañas y desiertos, caminar durante semanas sin apenas descanso ni alimento, de enfrentar a los enemigos que acechan escondidos y de guiarme por mundos violentos y descarnados; a nada ni a nadie le teme, ni a lo que le supera ni a lo imposible, nunca abandona a uno suyo de la manada

de los seres que conozco el que más me fascina es la pequeña niña hada que, vaga perdida buscando la colmena dónde le aguardan su madre y sus hermanas

de los seres que conozco sin duda al que más admiro es al Sabio Liu que aguarda tranquilo y ecuánime en su jardín de bambú creciendo entre ellos bajo las ramas del cerezo, besado por sus flores espera paciente para transcender a nuevas dimensiones… más debería visitarle”

saluda Cuentacuentos a un grupo de niños y mayores que se revolean en la plaza atentos a cada movimiento que hace el recién llegado al pueblo

-¿conoces a algún gigante?
pregunta un pequeño de entre el público

-¡ummm¡ déjame recordar…
acerca su rostro Cuentacuentos al pequeño que le mira asombrado
-conozco a un muchacho que vive en los cruces de los caminos, es avispado y pendenciero, tiene tratos con los espíritus que caminan en las noches oscuras algun@s son peligros@s y crueles; todos le respetan, nadie con él se atreve, conoce de los caminos que abren muchas puertas, pero ten cuidado si te lo cruzas algún día y si con él haces algún trato siempre querrá cobrarse, y bien que se cobra todas las deudas, mejor no las tengas
Le he visto convertirse en gigante de piedra tan grande como una montaña… No sé si te vale
sonríe el niño

-¿conoces alguna bruja?
le busca una pequeña, dulce voz entrecortada

-¡sí!
resuelve Cuentacuentos
-las hay buenas y las hay realmente buenas siendo malas, pero todas son muy raras, tienen gustos extraños
conozco el mundo de los seres gat@s y de algunos otros que viven en universos lejanos…
también conocí un demonio, solo me miraba tampoco decía nada

-¿sabes del amor Cuentacuentos?
canta una Alondra sobre la rama

-!no¡ ven y muéstrame a qué sabe
estira su mano hacia la joven

marcha la muchacha bella volando entre risas y cantos de alondras

-¿y cómo son realmente todos esos seres?
pregunta una mujer sentada sobre un banco, sus cabellos blancos negros sus ojos, su cuerpo delgado y pequeño firme como una vara

-Aún no estoy preparado del todo para verlos tal cual son, por eso mi mente les da una forma en base a mis conocimientos y a su entendimiento pero espero algún día alcanzar a verlos en su estado natural y también poder hablar con el Ángel y con el demonio

sonríe el galán buscando a la dama, recogiendo su mano para besadla
-y vos sois…

-puede que sea una loba, una gata, o una de esas brujas raras de las que hablas, puede que sea una de ellas o todas, o tal vez otra de muchas tantas
se resuelve la mujer, acelerando la respiración
-lo que no soy es tu ángel tampoco tu demonio, quizás más sabia que tu sabio o quizás sea algo que no conociste nunca antes ¿importa acaso?

-disculpe mi ignorancia pero todo tiene su importancia
intrigado el caballero, algo molesto

-pues tendrás que averiguarlo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s