XI el dios Lobo

relato corto de Alejandro Montero
dedicado a mi hermana Lesia

Dicen los hijos del dios Lobo que su padre vino de la estrella llamada Sirius; primogénito de entre los varones
hermano pequeño de la Osa Menor
hijo de la Mayor

Fue cuando el Ser humano aún vivía en los bosques, antes incluso del gran diluvio. Hace ya mucho, mucho tiempo de eso, los hombres ya lo han olvidado

llegó cometa azul rasgando el cielo, y aquí en este mundo estuvo recorriendo las eras del hombre, levantando y destruyendo imperios, retando incluso a los dioses más poderosos que encontró en su camino, pero nada ni nadie le detenía tampoco le saciaba; andaba siempre ansioso, siempre buscando algo… que no encontraba… ninguna señal, siquiera el menor rastro, solo cuentos y alguna leyenda

Era altivo, valiente y pendenciero, también honesto y sincero, Honor y entrega apasionada en cada proyecto en el que se embarcaba en su interminable búsqueda; y aunque en algunas ocasiones naufragara, nunca se dio por vencido ni nadie le rendía.
Por su belleza le confundieron en Grecia con Apolo, con Marte ardiente en Roma, padre de Rómulo y Remo hijos de una Loba.
Los egipcios le llamaron Upuaput “el que abre el Camino”, aliado del gran Osiris padre de una cultura legendaria que añora escondida entre dunas y lágrimas ser rescatada

Muchas fueron las mujeres y diosas que conoció y que amo en su paso por este mundo, cincuenta hij@s le dieron, todos en lugares diferentes de todos los rincones de este planeta, desde los desiertos ardientes hasta las montañas de hielo
y a todos sus vástagos amó del mismo modo

La tierra a su paso ardía, nada aplacaba el fuego que le devoraba; las gentes y los dioses terminaron por temerle y despreciarle, recelando en su presencia
Pocos eran sus amigos y con ellos pocos secretos compartía
En ocasiones terminaba en rabia y destrucción todo lo que con gran esfuerzo levantaba; pero nada pudo vencer al dios Lobo, ni el mismíso Zeus, dios de dioses, él también se doblegó ante su ira y su lokura

Y en el máximo de su delirio buscó cargado de rabia una lobera en las tierras escandinavas, morada de los hombres más fieros que hubo habitado esta tierra y de dioses más sanguinarios; de dragones hablan las leyendas de sus cuentacuentos; y la búsqueda de aquel dios algo tenía que ver con todo eso
El golpe fue violento, ni todos los hombres valientes juntos ni siquiera con sus dioses pudieron detenerle, devoró las entrañas del más grande y formidable guerrero que jamás hubo, padre de todos ellos, Odín era su nombre

Nada podía detenerle ya en este mundo, y eso pareció calmarle para sumirlo en una profunda desidia. Fue entonces, cuando saciado en sangre y violencia buscó refugio en las tierras que habita el pueblo inuits en el frío eterno de allá del norte más alejado. En esa tierra helada halló consuelo entre personas humildes, generosas y pacíficas, con ellas tuvo la última de sus hijas, Pequeña Loba Blanca
con aquel pueblo vivió como uno más hasta que la niña hubo crecido, y llegado el momento, así le dijo:

-en este mundo tienes cuarenta y nueve herman@s, todos iguales todos diferentes. Tú eres la última, la más bonita, la más valiente; a todos los he amado y también criado, como supe como pude, fueron otros tiempos…
Quizás cometí graves equivocaciones cuando fui violento en un mundo violento, pero he aprendido de mis errores, éste es el primer mundo habitado que he pisado desde que salí del lugar que vengo
He aprendido mucho de los humanos, tal vez mi búsqueda no esté tan lejos

Observan maravillados, padre e hija, la última Aurora boreal juntos, coronando de luces de colores a Luna más grande, madre tan hermosa

-También hubo tiempos de belleza y armonía indescriptibles y en mi búsqueda pude estudiar las estrellas desde las perspectiva de este lugar perdido en el Universo, afortunado de conocer grandes maestros de astronomía que encontré en este mundo y de muchas otras materias que me han hecho más sabio. Quizás no lo haya encontrado, pero siento que estoy más cerca, quizás en el siguiente salto al siguiente planeta del próximo sol, o en el siguiente, o en…

-¿Qué buscas padre?, ¿qué hay que pueda detenerte?

-A todos os enseñé a orientaros siguiendo el trazado que de niñ@s dibujábamos atando estelas en el cielo estrellado para no perdernos, y también os enseñé a aullar con cada ciclo cuando llegue madre Luna para que pueda escuchar vuestro canto o vuestro llanto y no me pierda en el camino de vuelta cuando haya acabado mi búsqueda

-¿Qué padre…?
Se revuelve la Loba en un último abrazo de despedida

-Mi mundo desfallece como lo hará algún día el tuyo, porque no aprendió a controlarse… Y con el nuestro muchos otros entrarán a la deriva en el túnel del tiempo, precipitándose en las profundidades hacia puertas sin salida

-Mira… es aquella estrella de la que vengo
Señala el dios Lobo a su hija una luz tintineante entre un océano de estrellas

la niña mimosa se deja caer entre las manos de su padre, los ojos encharcados en lágrimas
acurrucada entre sus brazos, de estrellas la mirada iluminada

-Nada sé más que las historias que en este mundo hallé de ellos, cuentos y mitología que esconden estrellas escondidas, ve tú si ese es tu deseo en la búsqueda de ese conocimiento, en tu mundo se guardan
Y si alguna vez te encuentras a alguno de tus hermanos, no olvidéis que todos sois hijos del mismo padre, ayudaros unos a otros siempre, que a todos por igual os quiero y nunca olvides que volveré a encontraros cuando acabe mi búsqueda

-¿Qué…?

-Esto es lo que pidió en su sabiduría mi Madre, a su lado sentada mi hermana tierna pero distante:
“el huevo de la hija de Dragón de Colores… encuéntralo y traémelo o perece en el intento, pero no vuelvas sin ello, solo así salvarás tu mundo de Kaos”

aullan juntos padre e hija a Luna antes de marchar el dios Lobo. La última vez que le vieron, lobo azul corriendo por la estepa Mongol, antes de rasgar el cielo como un rayo camino de las estrellas trazando estelas
-Te prometo padre que si aparece en este mundo, o viene del cielo en tu ausencia, lo buscaré y guardaré para dártelo cuando regreses llegado el momento…

Muestra las imágenes sobre el reflejo de Luna en las aguas tranquilas del lago Pequeña Loba Blanca al encontrarse a uno de sus hermanos, Viejo Lobo Solitario, en algún bosque perdido en el túnel de tiempo; algunas lágrimas enturvian su relato

-¿Lo encontraste?
Pregunta el Lobo

-¡No! pero sigo esperando, sigo buscando

-Nunca oí hablar de ti, Pequeña Loba Blanca. Pocos somos los que quedan de los hijos del dios Lobo, los vampiros nos vencieron en incruentos combates, ahora nos persiguen como a perros. Vago huyendo de acá para allá perdido en los límites de la oscuridad en la umbra a la sombra de Luna
Se revuelve el lobo, su cuerpo cosido a cicatrices su mirada perdida fuego de rabia e ira
-Ya apenas se escucha el aullido de lobos en las montañas de este mundo, hermana

-Pues aullemos a Luna juntos hermano, para que sienta padre en nuestro canto que se han encontrado dos hermanos y también en nuestro llanto por los que cayeron, para que regrese pronto el dios Lobo y rete en duelo al Vampiro

Cantan y bailan en el encuentro los hermanos bajo Luna y ahullan para que la blanca paloma lleve su mensaje a través de las estrellas en busca del padre

y en un puñado de montañas perdidas de este mundo todavía contestan algunos lobos a la llamada, sumándose al lamento

1 db863fecd576766ab7a5c653e433f3573358123e5bc6ddfa68bb50e471dced73_1 ccc91eb6-9d60-4505-9681-910d846291ec

música recomendada:
aullido del Lobo

2 pensamientos en “XI el dios Lobo

    1. Alejandro Montero III Autor de la entrada

      es de una cadena del klan del lobo, en blog tienes los 10 anteriores x si kieres echarle un vistazo. Son del viejo Lobo solitario y sus viajes x la umbra, uno de los seres k me visitan en mis visiones, su mundo me fascina, aunk me vuelve un poco más loko. hahaha un abrazo amistoso y muchas gracias amig@ alguien

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s