II atrapada en el laberinto: frente al espejo

Relato corto de Alejandro Montero
dedicado a ti que nunca te rindes

Afronta la muchacha retos y desafíos; enfrenta temores, demonios y fantasmas. Su cuerpo lacerado de profundas heridas dejaron cicatrices imborrables escondidas bajo armadura de frío acero.
Forjó la guerrera escudo y espada con sangre, sudor y lágrimas, transformada a golpes la niña en loba solitaria… De mirada desafiante perdida tras un yelmo que le roba la humanidad a un alma atormentada, ajada la hermosa flor en la dureza de los caminos recorridos sin descanso ni resuello por páramos y desiertos en el interior del laberinto.

Llega a la entrada de un olvidado valle de árboles milenarios e incontables flores de bellos colores y perfumes embriagadores; mimado por Sol generoso, alimentado por un arroyo que nace manantial en lo alto de las montañas; sembrado de hermos@s mancebos convertid@s en inmóviles estatuas de piedra, embestidos a besos por orquídeas y yedras.
Arremete sin compasión la guerrera con todo lo que encuentra a su paso, aguardando al enemigo que por seguro espera al acecho, amo de tan hermoso paraje.
Enmudecen los pajarillos, se esconden temerosos los habitantes del valle; solo el llanto del arroyo resuena en eco lastimero por entre los acantilados.

Deslumbra un destello de la única puerta de salida de aquel lugar encantado, en lo más alto de las más alta roca, donde nace la fuente de aguas claras en cántaro de una virgen convertida en estatua, derramada en cascada las lágrimas de aquellos que vagan perdidos por el laberinto.
Hacia allí se dirige paladín sin detener su avance siquiera para saciar la sed ni enjuagar las heridas, heroína de su propia historia acomete con confianza la ascensión entre cornisas y salientes, tan fuerte le empuja el chorro que pareciese empeñado en llevarla de vuelta a las profundidades. Y cuando creía haber alcanzado la cima, se despeña para caer en poza corazón que alimenta al arrollo, la armadura la lastra hacia el fondo y cuanto más se sumerge más deslumbra sobre la superficie del agua la salida; en un último intento suelta las ataduras de la armadura que se pierde pesada carga en la oscuridad de las profundidades, y asciende en una última bocanada de aire que le devuelve a la vida.

Desnuda sube en nuevo intento hacia la cima, ligera de peso, únicamente la espada quedó amarrada a su vientre, atada a la cintura, pero en esta ocasión la fuerza del agua helada no puede aplacar su ardor por coronar la meta, para llegar y encontrar una puerta tras un espejo sin reflejo cerrada hacia ninguna parte.
Busca sin detener a mirarse siquiera, algún mecanismo que la abra, golpea con la espada, con piedras, con los puños ensangrentados, a bocados si pudiera, sin conseguir nada.
Detiene exhausta su envestida para encontrarse desnuda y sola frente a si misma, una mujer a la que no reconoce, un cuerpo embrutecido y castigado, gata de mirada salvaje.
lentamente el espejo transforma el reflejo al de la muchacha que un día entró en el laberinto caña en mano, alguien a quien creía olvidada, toma forma en vida.

-Déjame continuar, tú ya no puedes, te perdiste en el camino.

-¿Yo? ¿Cuántas veces te vencieron, te humillaron? te rendiste…

-Me negaste la oportunidad de seguir luchando, me encerraste en lo más profundo del corazón

-Nunca dejaste de atormentarme con tus lamentos. Aparta niña, no tengo tiempo para llantos, he de encontrar el final del laberinto.

-Tendrás que vencerme

-Eso será fácil, eres frágil muñeca, estás rota

-Bien me conoces…

Arremete con fuerza la guerrera que a la muchacha la estampa contra las rocas, pero el dolor a ella el pecho le oprime, que a cada golpe que acierta a su oponente en misma medida sus heridas se abren. Pero ni el dolor la detiene y ataca con más rabia con más violencia.

La esquiva muchacha, ágil gacela, evita a duras penas los peores golpes, resiste con coraje los que le llegan por todas partes, y a caricias y besos le devuelve vida por daño.
En un interminable combate que ninguna vence.
Exhausta la guerrera detiene su ataque, se busca en el reflejo del espejo, su cuerpo destrozado a golpes, rota el alma, busca con la espada en la sombra del ser que un día fue, y clava la espada en el pecho, atravesando el corazón de cristal, el espejo se rompe, la puerta se abre.

La muchacha vencida, cae derrotada.

La guerrera la recoge entre sus brazos, amiga, compañera.
-No sé quien eres, si eres real o solo un sueño. Te había olvidado, quizás ahora pueda recordarte. Pero fui yo quien llegué hasta aquí, y tengo que encontrar el final del laberinto. Nada puede detenerme, ni yo misma, nos va la existencia en ello.

Recoge el cuerpo inconsciente de la muchacha y lo echa entre la fuente de agua a la poza, blande con fuerza la espada y deslumbrada por luz cegadora atraviesa una puerta más en el laberinto, deseando sea la última.

recobra el conocimiento la muchacha al chocar su cuerpo con el agua, despertando de profundo sueño en el que luchaba contra ella misma de guerrera, sin apenas poder recordar como llegó a tan hermoso valle, encuentra la puerta de entrada y sigue su camino, desnuda y sola, para afrontar retos y desafíos, y alumbrar temores, demonios y fantasmas.

Y en un olvidado valle de árboles milenarios e incontables flores de bellos colores y perfumes embriagadores; mimado por Sol generoso, alimentado por un arroyo que nace manantial en lo alto de las montañas, una nueva estatua de piedra con dos almas una de muchacha con alma de guerrera y otra de guerrera con alma de loba.

1166435-bigthumbnail
images

 

música recomendada
Dead can Dnace – the host of seraphims
La muerte puede bailar – las huestes de serafines

2 pensamientos en “II atrapada en el laberinto: frente al espejo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s