Cuentacuentos y Sol

Relato corto de Alejandro Montero

Revolea Cuentacuentos, golondrina despreocupada, sobre nubes de algodón en un cielo en calma bañado de azules donde no existe la oscuridad ni las tormentas descargan. Estelas de pájaros de metal rompen de estruendo la barrera del tiempo en la distancia.
Sol que de lejos le observa lo llama cariñoso y atento
-Escucha Cuentacuentos, cada noche Luna pregunta por ti, vestida vino de Luto blanco, perdida anda en las Noches más Largas; preocupada la tienes aguardando tu regreso.

-No quiero volver, nadie me espera allí abajo, todas las personas a las que quiero me abandonan, prefiero ir a tu encuentro.
Acelera el vuelo la golondrina, arremolina nubes a su paso.

-No estés triste por eso Cuentacuentos, si algunos dejaron de estar a tu lado, otros vendrán y podrás compartir con ellos historias nuevas para contar otros cuentos.

-No quiero conocer a nadie más, luego marchan dejando un profundo vacío que ahoga mi corazón, prefiero la soledad de este cielo sin fin.

-Detente Cuentacuentos, no sigas, es peligroso lo que estás haciendo, La luz cegaría tus ojos y el calor quemaría tus plumas. Todavía no estás preparado para venir a mi lado.

Pero Cuentacuentos no escucha ni atiende a razones, lanzado va en picado de halcón buscando a Sol, lágrimas brotan de sus ojos, humo y fuego de sus alas, pero ni eso le detiene. Gritos de dolor desgarrado mientras cae del cielo envuelto en llamas. Golpea su cuerpo desnudo sobre la fría piedra. Abandonado en la oscuridad más profunda y aterradora, solo y perdido en medio de ninguna parte llora desconsolado. Nadie le escucha ni acude a su lamento en noche sin término. Consumido por la angustia y el miedo se entrega sin fuerzas al olvido y la muerte en un último suspiro desesperado.

-¡Eh tú muchacho! ¿Qué haces ahí tirado?
Escucha la voz de una mujer a su lado. Sus ojos abrasados solo pueden ver sombras moviéndose a su alrededor.

-¿Yo…?

-¡Sí tú!
Una niña responde escondida tras la mujer. A su lado un guerrero le mira desconfiado, espada en mano.

Cuentacuentos estira los brazos buscando a la pequeña, con los dedos palpa su rostro.
-Te conozco, tú eres…

La niña se asusta, la mujer la aparta de sus manos.
-¿Qué haces aquí muchacho? deberías estar en el frente con el resto del ejército.

-No entiendo…
Cuentacuentos va recuperando los sentidos, escucha voces y gritos de soldados con armaduras en carreras precipitadas, llantos y lamentos de mujeres y niños.
-¿Dónde estoy?

La niña se acerca cautelosa a él
-Estamos en la fortaleza de Dragón de Fuego, en las montañas. Todos fueron a luchar contra el ejército de Rey de los demonios. Mis padres y el compañero de mi hermana mayor también marcharon, por eso está preocupada y enfadada. Tampoco sabemos nada de nuestra hermana desde que marchó hace tiempo con Mago de Fuego. Pero… ¿de verdad sabes quién soy? Yo a ti no te conozco, no te había visto antes.

-Tú eres… Maga Hada, reconozco tu voz, aunque sea en la de una niña.

Sonríe la pequeña
-Tú lo has dicho, como quieres que lo sea si soy solo una niña, pero algún día seré una maga como mi hermana, ella vendrá a mi lado para enseñarme, me dio su palabra y siempre cumple sus promesas, no va a abandonarme, lo sé.
Rompe en llantos mientras se echa en brazos de Cuentacuentos. A su tacto parece reconocerle.
-Quizás sea cierto que nos conozcamos, pero no sé de dónde, tal vez si me dijeras… podría recordarlo.

-Nos conoceremos en un poblado, camino de Casa de Mago, serás mi maestra y me ensañarás a saltar entre las estrellas. Y sí, tu hermana vendrá pronto puedes confiar en ello.
Sonríe Cuentacuentos ante la mirada incrédula de la niña.

-Eres un joven muy raro y dices cosas sin sentido, pero me caes bien y pareces sincero. ¿Cómo te llamas?
Refunfuña la pequeña.

-Cuentacuentos
Responde el muchacho

-¡Capitán! por el desfiladero…
Grita un soldado desde una torre. Carreras y voces alertan la guardia. Marcha hacia las almenas la mujer y el soldado, dejando a la niña con Cuentacuentos.

-¡Corred, abrid las puertas e id a su encuentro! que es Maga Mariposa y Princesa de Hielo escoltadas vienen por un grupo de Valkirias, prisionero traen al jefe guerrero del Clan del Lobo. Y vosotros venid y cantemos para darlas la bienvenida que sientan que están en lugar seguro…
Alerta Cuentacuentos mientras saca la flauta y busca al grupo de niños y mujeres

Roto de emociones y sentimientos llora para sus adentros.
-No sé si es la oscuridad la que nubla mis ojos, o la luz que me deslumbra ante seres tan maravillosos, pero sea como sea estoy aquí con ellos para contar sus vidas. La historia de Maga Mariposa, de Maga Hada, de Princesa de Hielo, del jefe guerrero del Clan del Lobo, Hada Reina, pequeño Dragón de Fuego y de muchos otros valientes y temerarios que por el tiempo de una vida resistieron a las fuerzas del ejército de Kaos; y yo Cuentacuentos estaré con ellos a su lado.

Resuena el silencio en la oscuridad de la noche más larga, entre carreras y golpes de armas y armaduras, entre lamentos y llantos de un mundo dominado por Kaos, en la última fortaleza que resiste elevándose en lo más alto de las montañas, las notas de una flauta y las voces entrecortadas de unas mujeres y niños cantando sin miedo.

halcón

Música recomendada:
Wagner – Cabalgata de las Walkirias – Met 2011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s