III Clan del Lobo

Relato corto de Alejandro Montero
dedicado a Bettina

Busca protección la manada a la falda del montaña, arropado por la vegetación. Los niños y los mayores aguardan con piedras en las manos, las cazadoras ocultas.
Hace tiempo les sigue una partida de salteadores, vienen siguiendo su rastro, detienen la marcha de sus caballos frente al jefe guerrero.

-Eh! Lobo, danos a las mujeres y los niños nos las llevamos.

-¿Desde cuándo un lobo obedece a un coyote? son personas libres, deberías preguntarle a ellas no a mí.

olfatea Coyote con mirada provocadora a las lobas escondidas entre la maleza.
-Estás solo lobo, no tienes nada que hacer frente a mis guerreros.

Busca el guerrero solitario entre la nutrida partida de salteadores contra a la que enfrenta.
-Huelo a sangre de lobo entre vosotros. El Clan llama a sus cachorros a defender a la manada.

Media docena de muchachos con mirada perdida abandonan el grueso del grupo y buscan a los suyos; fuego en los ojos de unos niños con piedras en las manos encienden sus espíritus, prestos a entregar sus vidas por la manada.
-Desde cuándo los bisontes, las marmotas, los osos y tantos otros que aquí reconozco, comen el polvo de los coyotes, siguiendo sus pasos. Acaso no luchamos juntos contra los invasores, por qué les servís ahora, vendiéndoles vuestras mujeres y vuestros hijos. ¿Qué quedó del honor de los clanes?
Marchad, no tengo nada contra vosotros.
Unos pocos abandonan cabizbajos…

-El mundo del que hablas ya no existe.
Arremete Coyote

Se revuelve Lobo, desatadas perdiciones de Rabia contenida, espuma por la boca…
-Vosotros Habéis cambiado
Salta sobre el coyote arrancándole la cabeza, cae sobre el grupo de guerreros; sus caballos saltan aterrados por el olor y la presencia del lobo. caen descuartizados jinetes y monturas a un lado y a otro; ni hachas, puñales, ni lanzas detienen a la bestia liberada.
Silban flechas de las cazadoras tan certeras como las piedras de los niños, los cachorros protegen con sus lanzas.
El enfrentamiento terminado en un instante.
Gruñe Lobo de dolor y de ira incontrolada, sediento de Rabia en baño de sangre. El resto de la manada le mira desconcertada. Algunos llevados por los instintos más profundos y oscuros son arrastrados hacia la orgía de sangre.

-Deteneos!!!
Advierte Guía
-No caigáis en la tentación, reteneos u os cargaríais de perdiciones como él.
Busca el mayor la mirada perdida de Lobo… sus ojos llenos de ira, bañados en lágrimas de sangre. Cae la bestia inconsciente, su cuerpo y su espíritu desgarrados por heridas profundas.

-Recoged todo lo que pueda ser útil: comida, ropa, armas y caballos. Soltad a ese grupo de mujeres y niños prisioneros, que vengan con nosotros si es su deseo.

-Se aproxima la tormenta y la ventisca, pronto llegará el frío blanco, Guía, no tenemos comida para todos.
Advierte la Niña Bruja.

-No podemos abandonarlos, correrían la misma suerte; no te preocupes Niña Bruja, todo irá bien. Busquemos un lugar para pasar la noche al abrigo de Fuego, el Clan del Lobo ya no se esconde.

Deslumbra Fuego en un mundo que vive en tinieblas, resuenan las voces de mujeres en el silencio que cubre el miedo; mientras cosen las heridas y enfrían las fiebres, un cuervo retiene la vida del guerrero perdido en sueños de otras vidas atrapados en tela de Araña…

indian-raiding-party
hombre lobo sangriento

Música recomendada:
Hopi War Dance

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s