Araña

29-07-2014

Relato corto de Alejandro Montero                                                                                                   dedicado a Mercedes

En Luna Nueva misteriosa y oculta, tintinean incontables estrellas de luces de colores y brillos deslumbrantes tan cerca que puedo tocarlas con los dedos.

Paseo absorto jugando con un puñado de perros, me muerden, me lamen, detienen sus prisas en un estanque para saciar la sed y retozar en el agua. Busco en la fuente que lo alimenta una araña teje su tela tranquilamente.
Una gata maúlla a lo lejos.

-Los humanos sois seres impacientes, el tiempo os arrastra porque no sabéis controlarlo
Me habla Araña sin detener su trabajo.

-No entiendo…

-¿No entiendes? No entiendes nada, no os enteráis de nada, nacéis y morís una y otra vez sin enteraros de nada; así vais.
Se ríe Araña, maúlla la gata, corren los perros buscando su rastro.

-¿Y cómo vamos?
-¿Qué cómo vais? Pues solo hay que veros, lanzados en vuestro tiempo hacia ninguna parte. Y no será porque no os dais porrazos y ni así aprendéis, más os valiera estaros quietecitos y no hacer nada.

-Pues tú tampoco paras… de hablar
Sonrío a Araña, maúlla la gata, ladran los perros cansados de dar vueltas sin encontrarla.

-¡Mira! vino un humano gracioso
detiene Araña de anudar en la tela, me observa con mil ojos de fuera a dentro, de arriba a bajo.

-Oye es de mala educación entrar dentro de… ¿qué viste?

-¡Bua! Ni mucho ni poco, un humano más… un algo divergente.
Sonríe Araña, maúlla la gata, se desesperan los perros.

-Te llama la gata y te aviso, no le gusta que la hagan esperar.

-Ya sé, pero no puedo verla, permanece escondida.

-Será que no te has concentrado lo suficiente en buscarla, deberías esforzarte más.

Alargo mi vista llevado por la intuición oteo entre las estrellas, mis sentidos me avisan de aquella que brilla entre las osas, focalizo mi atención.
-Allí, aquella es… Arturo, de allí viene.

Sonrío orgulloso, la araña me ningunea.

-Su nombre original es Smat, “la Dómina”.

Agudizo el oído. Los maullidos se convierten en suspiros, en llamadas que desvanecen mis sentidos, embriagándolos de formas, aromas y colores.

-Ven, búscala en la fuente.
Me atrapa Araña.

Encuentro su reflejo en el agua, caigo dentro.
Araña me dirige entre telas en formas de poliedros de luces claras, atravesando galaxias, hacia los susurros que me arrastran.

Araña saltarina

Arturo-bootes

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s