IV duelo de dragones de fuego

Relato corto de Alejandro Montero

Del cielo, con lluvia de meteoritos llega un nuevo Dragón de Fuego
Los dragones que habitan esta tierra despiertan estremecidos, preocupados por las consecuencias
Todos saben que dos dragones de fuego no pueden compartir al mismo tiempo un mismo mundo

Ya sale de su fortaleza Dragón de Fuego en busca del visitante
-Dime hermano qué intenciones te han traído a entrar en mi territorio

-Vengo de cruzar galaxias, pocos son los oasis que albergan vida, este parece un buen lugar para quedarme. Invoco el derecho primigenio a duelo entre dragones de fuego, no puedes negarte

El dragón de esta tierra se revuelve cargándose de violencia
-Marcha hermano, ya encontraras otro lugar que necesite un corazón de fuego para empezar, sin tener que llegar a ésto. Mira que, ya vencí a otros nómadas que por aquí pasaron y tuve que digerir sus corazones antes de devolverlos hacia dónde vinieron.
El resultado será doloroso en todo caso

-No tengo intención de continuar buscando. Sé bien cómo se siente al caer derrotado y lo que implica morir en el intento para tener que nacer y empezar de nuevo desde el principio ¿Has conocido, hermano, alguna vez esa experiencia?

-No, no la conozco, siempre gané todos los duelos y estoy dispuesto a seguir haciéndolo

-Créeme no es agradable despertar en medio de la nada, el frío es tan penetrante que te absorbe y transforma en un insignificante témpano de Hielo, solo en tu pecho late una llama casi inapreciable que te arrastra a cada palpitar para intentarlo una vez más, para crecer y evolucionar para estar preparado en el siguiente intento. Y aún así, después de luchar denodadamente por superarme, en cada combate he sido vencido, hasta ahora.
Porque que con cada derrota el volcán que habita en mi corazón palpitaba con más violencia hasta transformarme en lo que soy, sobreviviendo incluso en el frío absoluto.
Quizás ha llegado el momento de que pases por esa experiencia, hermano, esa que a otros mostraste

Desgarrado el cielo por lenguas de fuego que escupen los dos dragones en feroz combate. El resto de dragones miran impasibles y aterrados, ya lo vieron antes.
La tierra con todo lo que contiene arde por todos sus costados

Cae Dragón de Fuego desde las alturas entre una nube de polvo ardiente, el suelo cruje al impacto

El que vino de lejanas galaxias ha vencido, se posa sobre los restos desgarrados, abre el pecho para arrancar el corazón que aún late.
Busca el refugio de su antecesor, la fortaleza en la montaña más alta. Allí engulle al corazón arrebatado de un solo bocado.
Que si bien el vencedor de este duelo ya está decidido, todavía tendrá que aplacar la llama que habita en ese corazón que permanece prisionero. Así ha de hacerlo antes de expulsarlo, como ya hicieron con él antes

Ya duerme Dragón de Fuego en su fortaleza y en su pecho dos corazones que explotan entre volcanes

Fuego que derrite al fuego

El mundo enmudece mientras se recupera lentamente de las consecuencias que ha traído este combate de dragones

Música recomendada: https://www.youtube.com/watch?v=nvc3wIcBVRg
Mozart- Avertura de verano, Requiem por un sueño

duelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s